Es urgente poner en marcha medidas contra la despoblación en Valladolid

chiste

Desde nuestro Grupo Municipal advertimos de las consecuencias que tendrá para la ciudad el hecho de bajar del escalón de los 300.000 habitantes, una posibilidad más que probable vista la tendencia demográfica registrada en los últimos años, por lo que reclamamos la puesta en marcha de medidas que, con urgencia, se dirijan a frenar la sangría migratoria y ayuden a fijar población.

Conocidos los datos del Padrón continuo, las expectativas de Valladolid no pueden ser optimistas: a 1 de enero de 2016 la ciudad contaba con 301.876 habitantes y 2015 se saldó con la pérdida de 2.000 habitantes, lo que hace muy posible que la población de la ciudad a enero de 2017 se sitúe ya por debajo de los 300.000 habitantes.

“Esta tendencia creciente de éxodo y exilio por causas económicas es algo que desde Sí se Puede hemos denunciado desde el principio, y por cierto que algunos se han burlado de nuestra insistencia en los datos a la hora de plantear los diagnósticos”, recuerda nuestra portavoz municipal, Charo Chávez, quien considera muy grave la situación que reflejan las cifra del padrón.

La bajada del escalón de los 300.000 a los 200.000 habitantes conlleva importantes implicaciones para Valladolid, que más allá de perder esa categoría de “gran ciudad” que se atribuye a las que se mantienen por encima de la barrera de los 300.000 habitantes, experimentará una reducción en la recepción de fondos dado que la población es, precisamente, una de las variables a la hora de abordar las distribuciones.

Esta consecuencia es especialmente importante por cuanto las administraciones locales hacen frente a gran parte de servicios y competencias de otras instancias administrativas que, además, se han visto incrementados en los últimos años como consecuencia de la grave crisis económica por la que ha atravesado el país. “Tendrá repercusión en los servicios y prestaciones públicas”, advierte nuestra portavoz y alerta además de que la caída de fondos dificultará a su vez la recuperación del descenso de población.

En la misma línea, hay que recordar que según se recoge en la Ley del Régimen Electoral General, bajar de los 300.000 habitantes supondrá la pérdida de dos concejales.

NECESIDAD DE TOMAR MEDIDAS

“Los datos constatan la ausencia de medidas serias y contundentes para paliar la sangría y también la incapacidad de los gobiernos regional y municipal en décadas precedentes para resolver este problema”, apunta nuestra portavoz.

Es por ello que la situación de constante pérdida poblacional, quizá una de las más importantes que afronta la ciudad y que afecta a todo el país, obliga a tomar decisiones de manera urgente dirigidas, por una parte, a trabajar en la creación de las condiciones laborales, sociales y familiares necesarias para mantener a los ciudadanos que ya residen en Valladolid y, por otra, apostar por atraer nuevos vecinos para la ciudad.

En este escenario se enmarca el Plan de Retorno del Talento planteado y abanderado por nuestra formación, que con importante repercusión en distintos ámbitos dará sus primeros pasos en el año 2017 y que debe centrarse a la mayor brevedad en crear las necesarias condiciones para que todas aquellas personas, en su gran mayoría jóvenes, que tuvieron que marcharse de la ciudad por falta de oportunidades, puedan volver con facilidades para acceder a vivienda, fomento del emprendimiento y creación de proyectos innovadores.

“Uno de los problemas más graves que tienen las personas que deciden marcharse es la precariedad en los salarios y la imposibilidad de un desarrollo profesional dentro de las empresas”, según nuestra portavoz, quien por ello insiste en la necesidad de atender con mayor diligencia las necesidades de aquellas personas que actualmente residen en la ciudad y que, en cualquier momento, podrían tomar la decisión de marcharse por las dificultades existentes a la hora de poner en marcha su proyecto profesional o familiar, para lo que se hace imprescindible apostar por la flexibilidad en campos como la innovación o la conciliación.

Es por ello que desde Sí Se Puede apostamos por hacer un análisis serio y profundo sobre las causas de la emigración, un diagnóstico del déficit del sector industrial y empresarial de la ciudad, y por trabajar en las soluciones para encontrar nuevas oportunidades de desarrollo a partir del cambio de modelo productivo.

Frenar el descenso permanente de población debe ser una de las cuestiones prioritarias a incluir en la agenda municipal (también en la provincial, regional y nacional) y es necesario hacerlo desde una perspectiva transversal, ya que son muchas las áreas del Ayuntamiento implicadas en la creación de oportunidades para fijar población y distintas las administraciones que, desde sus correspondientes ámbitos, deben de trabajar de manera coordinada para hacer frente a este problema.

Un pensamiento en “Es urgente poner en marcha medidas contra la despoblación en Valladolid

  1. Dulce Guerola dice:

    Me parece un tema importante y está bien hacer “un análisis serio y profundo sobre las causas de la emigración”, pero soy escéptica sobre los resultados. Pese a la dificultad, es más fácil hacer diagnósticos que poder poner tratamientos eficaces

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *