El Ayuntamiento pierde su oportunidad de quitar la laureada y restituir la dignidad de las víctimas del franquismo

Pleno Octubre

El pleno de hoy, correspondiente al mes de octubre, se preveía intenso. Como ya lo anunciamos la pasada semana y como lo habéis visto en distintos medios de comunicación, defendíamos una moción conjunta para pedir la retirada de la Laureada de San Fernando del escudo de la ciudad. 

En los últimos días habíamos conocido, por la prensa, el posicionamiento que el resto de grupos tendrían a propósito de esta votación y ya intuíamos que esta Corporación, conformada y sustentada por tres partidos de izquierda, iba a dejar pasar la oportunidad de retirar un honor concedido a la ciudad por Franco en agradecimiento a su respuesta en el alzamiento de 1936. Pero aún así, llegamos al Pleno con el ánimo de plantear este tema desde una perspectiva esencial: la oportunidad de resarcir mínimamente a las víctimas de las atroces violaciones de los derechos humanos que se cometieron durante la dictadura.

El resultado de un debate intenso que ha precisado de reflexión por parte de algunos grupos se ha saldado con un insuficiente y tibio acuerdo: rechazar el decreto por el cual Franco concedió la Laureada a la ciudad. Solo faltaba. Y dar cumplimiento a la Ley de la Memoria Histórica cambiando los nombres de las calles vinculadas a ese periodo histórico. Lo mismo. Pero la laureada se queda en el escudo de nuestra ciudad gracias a quienes por un lado creen que es un debate innecesario en un escenario político, el actual, que por otro lado alientan, y a quienes buscan ponerse de perfil en un asunto que su propio partido sacó del olvido en el ámbito estatal de mano de la Ley de Memoria Histórica. 

Insistimos en que  los símbolos de épocas con regímenes contrarios a la libertad, a los Derechos Humanos y a la dignidad no caben en nuestra sociedad democrática y tampoco en nuestra ciudad, que es diversa y plural. “Es nuestra tarea construir una cultura de derechos humanos y desarrollar iniciativas orientadas a la restitución de una memoria plural, colectiva y democrática en nuestro país”, decía nuestra portavoz. Pues bien: hoy se ha perdido la oportunidad de dar un paso en ese camino.

Hoy preguntábamos también en el pleno por el estado de elaboración del censo de bienes inmatriculados por la Iglesia Católica en Valladolid. Consideramos que el listado ofrecido por el Arzobispado es insuficiente y dado que la redacción final de la moción aprobada en julio de 2016 lo permite, hemos pedido acudir a otros registros para conocer con certeza el listado. “No tengamos miedo a recabar cuantos datos sean necesarios para conocer lo que es y no es público y acudamos a las fuentes adecuadas (y si puede ser, no solo a las implicadas) para recopilar toda la documentación”, reclamaba Charo Chávez. Tenemos que demostrar que, de verdad, entendemos la transparencia como un elemento imprescindible de la acción política y como un deber hacia nuestros vecinos.

El debate de aprobación de las Ordenanzas Fiscales nos ha permitido presentar una vez más el modelo en el que creemos: un sistema fiscal suficiente, justo y progresivo que posibilite un crecimiento sostenible y que no pierda de vista la necesidad de avanzar en la cultura de responsabilidad fiscal. En el caso concreto de las ordenanzas, aplaudimos la apuesta por regular el impacto contaminante de los vehículos a través de la fiscalidad porque entendemos es un elemento esencial del proyecto de ciudad sostenible por el que trabajamos. Pedimos equiparar a familias monoparentales y numerosas en lo que a las bonificaciones en la tasa del agua se refiere así como avanzar en la progresividad del IBI.

Hemos tenido la oportunidad, en el marco del debate para aprobar una modificación de créditos, de poner de manifiesto lo poco que nos gusta la normalización del uso de esta figura y nuestro rechazo frontal a la Ley Montoro, que limita y asfixia a los ayuntamiento. Pero frente a ello, y siempre en el marco del compromiso que mantenemos con nuestros vecinos y sus demandas y necesidades, preferimos que las partidas vayan a inversiones en los barrios que a amortizar deuda. Eso sí: el equipo de Gobierno debería de planificar mejor sus inversiones.

Asimismo, el Pleno ha dado luz verde a sendas mociones para redactar y ejecutar un plan de mejora del aprovechamiento sostenible del agua en nuestra ciudad y para fomentar el diseño y la ejecución de espacios verdes de bajo impacto alergénico y con bajo consumo de agua, así como a otra institucional en apoyo a las reivindicaciones de UGT y CCOO en defensa de un sistema público de pensiones, tema que por otra parte nuestro Grupo trajo hace unos meses al Salón de Plenos.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *